Entramado de madera en construcción.

Nuevas técnicas en la construcción con madera

Las ventajas de la construcción con madera son múltiples. Destacan su ligereza respecto a otros materiales usados en estructuras, su montaje en seco que permite gran rapidez en la ejecución de obra, o el confort térmico que proporciona como acabado. Además, contribuye a reducir los puentes térmicos gracias a sus propiedades aislantes, y a regular la humedad interior debido a su higroscopía.

Todas estas características hacen de la madera uno de los materiales naturales más utilizados en bioconstrucción. Se distingue por su baja huella ecológica, siendo además un sumidero de CO2 durante su crecimiento, aspecto que la hace sumamente relevante en la transición a una economía baja en carbono. Esto destaca especialmente cuando se trata de una especie autóctona y de cultivo local, como son -en Galicia- el pino gallego, el castaño o el roble.

Tradicionalmente la madera ha sido muy utilizada en construcción, aunque poco a poco se fue viendo relegada por otros materiales más industrializados. Actualmente experimenta un importante auge gracias a las nuevas tecnologías y productos, que permiten soluciones estructurales más eficientes y ahorrar tiempos de fabricación y obra.
Entramado pesado, entramado ligero o paneles de madera contralaminada (CLT) son algunas de las opciones existentes para una estructura de madera. Las técnicas de corte mecanizado han permitido que se vuelvan a generalizar las uniones ensambladas, también llamadas carpinteras, como la cola de milano, el rayo de júpiter o la caja y espiga.

Nos gusta la madera: siempre ha sido un material muy valorado. Cada vez se usa más, ya no sólo para acabados interiores o rehabilitación. Poco a poco se van desterrando mitos y podemos encontrar numerosos ejemplos de su uso en edificios de diferentes tipologías y escalas.

De todo ello habla Macarena Outeiral Oliveros en esta entrevista para Galicia Press.

Scroll al inicio